Posts Tagged ‘Mentes’

Hay que follarse a las mentes

5 junio 2009

¿Que de qué sexo sean? En realidad me da igual, es lo que menos me importa. Me puede gustar un hombre tanto como una mujer. El placer no está en follar, es igual que con las drogas. A mi no me atrae un buen culo, un par de tetas o una polla así de gorda. Bueno… no es que no me atraigan…¡Claro que me atraen! ¡Me encantan! Pero… no me seducen… Me seducen las mentes, me seduce la inteligencia, me seduce una cara y un cuerpo cuando veo que hay una mente que los mueve y que vale la pena conocer… Conocer, poseer, dominar, admirar… La mente Hache.

Yo hago el amor con las mentes, ¡Hay que follarse a las mentes!

Dante, Martin Hache.

Vivimos en un mundo donde la imagen lo es todo. No es que lo sea todo, es que, a partir de la primera impresión que se lleve una persona de ti, te va a tratar de una forma u otra. Te puede rechazar, o te puede admirar. Al instante. Es algo innato en la naturaleza humana. Prejuicios, estereotipos, normas, cánones… todo ello te impide conocer gente que si no condicionaras en tu mente a partir de la primera impresión, te caerían de puta madre. Hay que romper con eso. La gente que se guía por una imagen, es gente que se condiciona basándose en unos estereotipos, estamos hablando entonces, de una mente cerrada.

Es cierto que a partir de la estética de una persona, puedes llegar a saber mucho de ella. ¿He dicho mucho? no, no, lo siento, me equivoqué. Puedes saber o intuir qué música le gusta, qué ideología política tiene, puedes saber con qué gente se relaciona. En ningún caso puedes apreciar la esencia de ese ser humano, nunca, no. También es cierto que hay gente muy simple, gente que sabes cómo será sólo por como viste o actua, pero afortunadamente eso sólo es una minoría. Hay que hablar, hay que vivir junto a esa persona, tienes que llegar a entender cómo piensa, porqué actua así. Y no te hablo de días, ni de semanas. Te hablo de mucho tiempo junto a esa persona. Las relaciones enriquecen, las relaciones nos hacen humanos. Somos seres sociables y gregarios, es lógico que nos juntemos segun nuestros gustos o preferencias, pero estaréis de acuerdo en que no por eso te tiene que caer bien esa persona, aún compartiendo gustos musicales o ideología política, orientación sexual, o lo que sea. Eso son cosas superfluas, cosas que están bien ahí, no es eso lo que molesta, lo que molesta, lo que te encierra en tu mundo estereotipado son tus prejuicios. Seguro que habéis conocido a alguien, en cambio, que pese a no compartir gustos y demás, te sientes atraído por ella. Y no hablo del físico, hablo, claro está, de la mente.

Estaréis de acuerdo entonces, en que las primeras impresiones son algo que hay que evitar, los prejuicios, los tópicos. Todo son la misma mierda. No os cerréis en banda, conoced la persona y entonces decidid si esa persona es afín a ti.

Debemos pues eliminar los prejuicios, destrozar los tópicos, erradicar los estereotipos y todo aquello que nos encasille en algo. Todo esto viene de lejos, vivimos en una sociedad de moral judeocristiana, y por muy ateos que seamos, esos cánones nos dominan a todos, condicionan nuestras vidas y, muchas veces, nos impiden ser felices. ¿Qué libertad tenemos pues, si no podemos deshacernos de todo esto? ninguna. Nosotros mismos nos dominamos, somos tiranos de cada uno, el mundo seguirá siendo una mierda mientras ésto no cambie.

¿Qué más da qué ropa use? ¿Qué más da qué sexo le guste? ¿Qué más da qué ideología política tenga? ¿Política?, já, me río de eso. Fascista, anarquista, comunista… Ya no me importa, no me interesa. He conocido gente que, siendo anarquista, tiene la mente más cerrada que el capullo de una rosa, por decirlo eufemísticamente. He conocido gente que pese a seguir en teoría unos ideales de paz, amor y humanidad, no valen una mierda como personas. ¿Por qué? porque todo esto es una farsa. Una puta farsa. “Eh, tío, que soy anarquista”, me dicen algunos, mirándome con cara de borrego y pensando que por ello debo brindarle una amistad incondicional. No. Primero hablamos, porque habría que ver cuánto tienes de anarquista, luego nos relacionamos, porque habría que ver qué diferencia tienes entre pensamiento y actitud. Puede ser que me ría en tu cara, como muy a mi pesar es lo que me ocurre últimamente. Puede pasar que diga “ole tus cojones, eres un tío recto y sabes de lo que hablas”.

Y no es que me crea un ser perfecto o superior, no es que sea un gurú. Es sólo mi punto de vista. Nadie tiene la verdad absoluta, nadie. Eso no existe. La verdad no existe, sólo existen los puntos de vista. La vida no son matemáticas, y si lo es, sigue un patrón tan caótico o complicado del que no conseguimos entender la esencia.

Abrid las mentes, libraos de los estereotipos, hablad con las personas y, por favor, hablad conmigo. Debatiendo se aprende, argumentando consigues afirmar tus ideas en tu cabeza, hablando consigues puntos de vista distintos, si no hablas con la gente no puedes superarte. Nadie tiene la verdad absoluta, y si sigues obcecado en eso, verás como día a día tu cerebro se va haciendo mierda y tus ideas se van enrareciendo. Tienes que enriquecer tu mente con los puntos de vista de los demás.

En síntesis, no rechaces nada, tómalo, pruébalo, saboréalo, entiéndelo, digiérelo, y entonces di “me gusta”, o, “no me gusta”. Aunque… si conseguís abrir vuestras mentes… veréis como el segundo caso se reduce a una minoría puramente estadística.

Un saludo.

Anuncios